¿Quiere saber qué tan comprometidos estamos con la música?

Eche un vistazo a los equipos que hemos confeccionados especialmente por su resultado sonoro y sorpréndase de lo fácil que es elegir en Pickupsound un sistema de alta de fidelidad, guiándose simplemente por sus gustos sonoros. Los resumimos en 4 tipos: PVI, PLC, DCN y SC. ¡Descubra dentro de cada sección de que van todas estas siglas tan raras!

Por supuesto, no nos hemos olvidado de los sistemas HOME CINEMA, que también tienen su sección dedicada 🙂

Con la intención de ayudar todo lo posible en su elección, nos gustaría plasmar los siguientes conceptos de carácter general, con independencia del  tipo de equipo que elija (ya sea PVI, PLC o DCN).

La mayoría de clientes y/o aficionados a la alta fidelidad suelen tener muy claro que es lo que quieren obtener del binomio amplificador-altavoces, pero contrariamente prestan menos atención a la fuente,  los cables, el mueble, así como algunos accesorios.

¿Ya la hemos liado verdad? Mencionar esas cosillas que no nos gusta escuchar porque consiguen que nos «rasquemos» el bolsillo más allá de nuestros planes iniciales es siempre un terreno “farragoso”. Palabra que no daremos mucho la brasa sobre cuan importante es tener bien resuelto un sistema al completo, pero nos basaremos en un concepto que nos ha ayudado mucho en nuestro camino musical:

-El resultado final de un sistema será siempre la suma de sus partes.

Con alguna salvedad, esto suele ocurrir tal cual.

La fuente (reproductor), de donde sale todo
Una fuente es importantísima, ya sea digital o analógica, es crucial que la elección de la misma vaya acorde con el sistema elegido. Es por ello que no nos andamos con muchos rodeos y vamos a tiro hecho cuando se trata de dar en «diana». Nuestra selección comprende desde opciones en streaming hasta formato físico (digital o analógico).

Cada una de las fuentes seleccionadas ha sido elegida para dotar de la calidad necesaria cada equipo propuesto.

Pondremos un ejemplo sencillo:
-Un zumo se ha de hacer con buenas naranjas (archivos), además se debe usar un buen exprimidor (fuente) que extraiga hasta la última gota de la fruta ¿verdad?
Si esta parte de la cadena no está verdaderamente bien resuelta mermará parte de la inversión realizada en el amplificador y/o cajas acústicas. Por ello ¡tenga muy en cuenta incorporar una fuente de buena calidad!

¿Y los cables qué?

Controvertida parte sin duda alguna, pero necesaria al fin y al cabo. Ofrecemos desde el cable básico OFC (Oxigen Free Copper = Cable de cobre libre de oxigeno), ¡ojo! No confundir con el típico OFC genérico (Oxigen Free Cable), donde la C en la siglas se refiere a “Cable” no “Copper” (cobre) y significa que sus conductores pueden ser de cualquier material (aleación de aluminio es el más común). A nosotros nos gusta presumir un poco de tener cable OFC de cobre puro al precio más competitivo del mercado… ¡A Hungría nos hemos tenido que ir para ello! 🙂

No obstante, cada cliente podrá escoger entre opciones de todo tipo, hasta llegar a locuras realizadas con conductores de plata pura 5N (usado en los laboratorios más prestigiosos del mundo).

Muebles y otros accesorios
Podríamos hablar de las bondades, calidades y bla, bla, bla… de cada uno de los muebles, soportes y accesorios que en que cada propuesta incorporamos. No obstante, tras tanto tiempo de presencia en el mercado (casi 20 años), nos tomamos cierta licencia para aconsejar sin ningún complejo o prejuicio aquellos productos que hemos probado y sabemos que funcionan al 100%.
Habríamos cerrado las puertas hace mucho tiempo si se tratara de vender solo «humo».

Consejos para configurar un sistema invirtiendo con algo de cabeza:

– Reparta bien el presupuesto, dividirlo en partes iguales suele funcionar muy bien, pero algo que jamás falla es cuándo se da bastante prioridad a la fuente. Recuerde: Unas buenas naranjas y un buen exprimidor hacen el mejor zumo.

– Si dispone de una habitación de tamaño estándar (sobre 15m2) no necesitará invertir en  amplificación potente.

-¿Su sala es menor a 15m2? Ante la duda, no se la juegue con las bajas frecuencias (son traicioneras), adquiera un monitor o una columna de máximo dos transductores (suelen ser más amables con salas pequeñas y generalmente fáciles de amplificar).

– No sirve de nada incorporar cables de tres veces el importe del sistema de sonido. 

– Un filtro o una regleta de corriente no resuelve problemas serios en una instalación eléctrica, no invierta en tales productos si hay ruidos, chasquidos al bajar-subir (por ejemplo) un interruptor.

– Un acondicionador de red eléctrica es una buena solución pero ¡no estabiliza! No lo compre si lo que realmente necesita es estabilizar la corriente eléctrica.