TAGA Harmony Platinum F100 v3

Tras haberlas escuchado por primera vez en el pasado show de Varsovia del 2017 (en rigurosa preview) tenía muchas ganas de tener esta pareja de cajas acústicas en mi poder y después de casi un año de convivencia con ellas puedo decir alto y claro que estamos ante una grandísima opción. ¿La quieren igualar? Gasten el doble como mínimo.

Con este tremendo “spoiler” ya os podréis imaginar lo que me han parecido estas cajas acústicas.

Empezaré por el final, he decidido traer a casa esta pareja de cajas acústicas porque aunque muchos saben que vivo a escasos segundos (literales) de la sala de audición y es allí donde tengo el grueso del catálogo, me gusta disponer en casa de un buen sistema, de esos que llamo todoterreno,  para disfrutar del Home Cinema y la música sin complicaciones.

Aunque estaba jugando con ventaja (las había oído y sabía que eran buenas) no se puede negar que siempre puede haber un margen de error, aunque sea mínimo; la probabilidad de fracasar os puedo asegurar que siempre está “ahí”.

Desde luego, nada más lejos de la realidad, ya que se notan las mejoras con respecto a su serie anterior, y mucho.

El filtro ha sido diseñado por el célebre ingeniero polaco Arek Ogrodnik y el cableado interno es de la legendaria firma XLO, detalles que hacen entender de forma rápida que la marca se desvive por implementar en sus nuevas series los mejores componentes y avances posibles. Que las rejillas de protección sean ahora magnéticas es algo que da un toque de funcionalidad y elegancia, ya que no vemos en el frontal un solo agujero para acoplar las rejillas y esto hace muchísimo por apariencia de la caja acústica.

Unos detalles del “unboxing”:

Cómo podemos observar la protección es total, por lo que es prácticamente imposible que la caja acústica sufra algún daño en su transporte. No han escatimado en corchos para proteger de la forma más efectiva el producto. Un diez en embalaje, sí señor.

Los acabados de la Platinum F100 v3 están muy elaborados y las líneas curvas dotan al modelo de esa elegancia y distinción que todos ansiamos ver en un producto de alta fidelidad. Los pies que soportan la caja, aparte de cumplir con la función de desacople, no desentonan para nada con la belleza de la caja acústica, cerrando un círculo estético de lo más impresionante.

Siempre digo que la mujer del César no solo debe ser honesta además debe parecerlo. Lo que es igual a que un producto de alta fidelidad no solo debe tener un buen sonido, si quiere de verdad dejar huella, su apariencia ha de estar en armonía con su resultado sonoro.

Entrando en materia de componentes podemos ver que una vez más, la cúpula del agudo está constituida en su totalidad por titanio puro, lo que viene siendo un clásico en las gamas más altas de la marca. Los conos son de aluminio inyectado y la suspensión, en esta ocasión invertida, es de goma de butilo de alta resistencia.

Los conectores traseros son de muy alta calidad, donde se garantiza un contacto perfecto entre los cables de altavoces y el propio conector.

SONIDO

Llega la parte más complicada de escribir, ya que siempre he dicho que plasmar por escrito las sensaciones obtenidas tras una escucha, es muy difícil desde todos los puntos de vista (emisión-recepción e incluso compresión lectora). Por ejemplo, yo puedo escribir que un sistema de altavoces tiene un sonido natural o nítido basándome en los sonidos de una guitarra o una trompeta escuchada en los locales de ensayo de un grupo de música, pero si a alguien le falta esta experiencia musical, no entenderá de forma correcta a que me estoy refiriendo. Por tanto, empezará el “circo” de las interpretaciones (recepción – comprensión lectora) y al lector le vendrá a la memoria el recuerdo de aquella caja acústica tan de moda que en su publicidad decía “natural”… “nítida”… y realmente de natural no tenía más que la chapa de madera que la recubría y de nítida lo que tenía era su pulido en el frontal.

El resultado es que el lector (futuro cliente) desestimará el producto comentado ¿y todo por qué? Porque se me ocurrió usar la palabra “natural” o “nítida” sin tener en cuenta que muchos fabricantes sin escrúpulos la han usado en productos extremadamente artificiales y/o con un sonido emborronado.

¿Entonces? ¿Qué hacer? ¿Arriesgarse a escribir sobre el sonido o no?

Pues no estoy mucho por la labor de expresar lo acontecido estos meses a nivel sonoro, porque parto de la idea que es mejor escuchar un producto que leer el texto de un comerciante que, vaya usted a saber que intenciones tiene (en mi caso puedo asegurar que vender el producto contando la verdad, sin más).

He escuchado esta caja acústica con diferentes amplificadores, desde los más básicos hasta los más altos de gama y la conclusión más clara a la que he llegado es que no estamos hablando de una caja acústica de esas que llaman “dedicadas”, ya que el concepto todoterreno es la que mejor la define; que es justo lo que esperaba de ella.

Vintage o moderno, multicanal o estéreo, clase inicial o premium… a estas cajas acústicas les da igual el tipo de amplificación, ya que son aptas para un gran número de propuestas donde los Vatios (aunque siempre agradecidos) es una cuestión menor.

Aunque para escuchar música sigo prefiriendo opciones puramente estéreo, debo hacer una mención especial al comportamiento de las Platinum F100 v3 con receptores AV de la marca Denon (AVR 1911 y AVR4520, concretamente), ambos modelos tan diferentes, capacidades aparte, pero de calidad muy notable y con una “puesta en escena” más que decente.

En escuchas musicales estéreo la cosa adquiere un matiz muy diferente, y es aquí, donde necesito siempre un amplificador integrado más “dedicado”, si deseo obtener más veracidad y menos espectáculo (léase evitar al máximo el sonido efectista en pro del más natural posible). Se podría decir que no perdono con tanta felicidad como lo hago en escuchas multicanal. Para ello he usado las siguientes amplificaciones:

Actuales

Naim 5si, Onix A55, Haiku Bright mk3, Audia Flight FL3s, Talk Edwards IA1 e IA6, TAGA Harmony HTA 800 y TTA500.

Antiguas o vintage

Thorens TIA 2200, Musical Fidelity A120, Marantz 6110 Original OSE 4140, Fisher Studio Standar y Vieta AT230.

Multicanal

Rotel RSX 1550, Marantz NR1601, Pioneer VSX 52, Denon AVR 1911 y 4520.

Como fuente principal:

Nativ Vita-Tidal

Algo que me ha llamado mucho la atención es que con todas estas amplificaciones las Platinum F100 v3 han realizado su mejor trabajo, con diferencias notables según nivel, pero jamás «rechazable» en el peor de los casos. En todo momento suenan con un ritmo, un pulso, un control y una alegría que te dejan plenamente satisfecho, es por ello que no puedo dejar de recomendar encarecidamente este modelo de cajas acústicas.
Disfrutar de la música con la sensación plena y segura de haber invertido muy bien el dinero es del todo posible con las Platinum F100v3.

¿No se lo cree? Venga a escucharlas.

Tomás Gutiérrez

¡Síganos, comparta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *